.

“Terapia Craneosacral para Bebés”

es un artículo de Nancy Schatz Alton para la publicación ParentMap. Traducido por Luna Eme (Bit Engine) para Centro Cora.
29 de septiembre, 2014

Después de darse cuenta en sus clases de yoga para mamás y bebés de cuán útil podría ser para los bebés la Terapia Craneosacral (TCS), Colette Crawford, RN, fundadora del Seatle Holistic Center, decidió convertirse en terapeuta craneosacral. “Hace más de 20 años de este hecho que hizo a las nuevas mamás darse cuenta de cuánto podía ayudar esta terapia suave a sus bebés, pero hace 5 años las mamás de mis clases de yoga se sorprendía y no sabían de qué hablaba cuando les preguntaba si habían oído hablar o habían intentado la terapia craneosacral con sus bebés“.

Terapia Craneosacral para Bebés :: © Centro Cora Después de recomendar TSC a los bebés por razónes tales como el trauma del nacimiento y los cólicos, Crawford quiso aplicar esta terapia a sí misma. En sus propias palabras: “Pongo una mano en la parte posterior del cráneo del bebé y otra pano bajo el sacro. Estoy sosteniendo al bebé en los puntos donde la membrana espinal se une al hueso y podemos ver que el bebé se relaja. Pero podemos apreciar que la madre se relaja también. Estoy tratando al bebé y la madre es tratada también.“.

Cómo la Terapia Craneosacral puede ayudar a aliviar el estrés por el trauma del nacimiento, cólicos, etc.

Más allá del nivel profundo de relajación que puede proporcionar la terapia craneosacral, las razones para que las madres lleven a sus bebés a este tipo de terapia son diversas:

· Trauma del parto o del nacimiento: extracción con fórceps, cesárea de emergencia, etc.
· Problemas de lactancia materna.
· Estreñimiento.
· Dolor intestinal y reflujo ácido.
· Cólico.
· Problemas de sueño, incluyendo los primeros días cuando el día y la noche parecen invertirse para el bebé.
· Dolor de dentición.
· Cuestiones de forma de la cabeza.
· Dolores de oído.
· Retrasos en el desarrollo.

Por ejemplo, Heather Islander, LMP, CST, MIT, un terapeuta cuyas técnicas incluyen terapia craneosacral pediátrica, trató a un bebé que no caminaba a los dos años de edad.

Materno Pediátrico :: Terapia Craneosacral para Bebés :: © Centro CoraLos huesos temporales y parietales situadas en la parte superior y lateral de la cabeza del bebé se superponen de un parto difícil. Durante el parto, los huesos de la cabeza, naturalmente, se comprimen y luego se expanden de nuevo como parte del proceso de nacimiento, pero los huesos de este bebé no habían podido recuperar la posición neutra ideal“, dice Islander. “Este proceso había afectado a las áreas del cerebro del de la propiocepción y el equilibrio. Pudimos desenganchar suavemente esta anulación en la primera sesión. El día después del tratamiento el bebé empezó a gatear hacia atrás y pronto estaba tirando de ella mima para levantarse. Tres días después de la sesión, daba sus primeros pasos sin ninguna ayuda“.

Aunque no mucha gente busca TCS, la verdad es que TCS es una autentica panacea para todos los problemas infantiles. Los profesionales TCS notan que cuando un bebé tiene algún tipo de compresión en cualquier parte del sistema craneosacral (desde la cabeza, en la parte superior de la columna, hasta el sacro en la base) este tipo de masaje puede aliviar esa compresión, lo que lleva a una reducción drástica de los síntomas. Un ejemplo de esto es cuando un bebé ha tenido una frenotomía para liberar la lengua trabada y aliviar los problemas de lactancia. A veces estos problemas de lactancia continúan y estos padres buscan TCS para sus bebés.

“La terapia craneosacral alivia la presión en la boca, la cabeza y el cuello del bebé, lo que lleva al éxito en la lactancia materna. El nacimiento también afecta a la alineación de la cabeza y el cuerpo del bebé. La TCS alinea la estructura del cuerpo y hace que todo funcione correctamente (comer, defecar, dormir, etc.)”, dice Barbara Coon, LMT, un terapeuta de TCS avanzado que ejerce en Seattle.

La terapia craneosacral puede hacer un ajuste para toda la familia, en el caso de un niño con estrés combinado (estrés infantil y estrés de los padres). A menudo los médicos tratarán al bebé y a los padres durante la misma cita. “Frecuentemente es la madre o el padre quien necesita tratamiento; el bebé está bien”, dice Crawford. Ella cuenta la historia de un paciente que decía que el único momento en que podía apagar su mente y relajarse era cuando estaba en la mesa de masaje recibiendo TCS.

Esta idea se extiende a los días post-parto después de cualquier tipo de nacimiento, pero especialmente si el parto fue un parto traumático. A la terapeuta de TCS, Coon, le gusta que mientras ella trabaja en la cabeza del bebé, la madre lo sostenga. Casi siempre la madre acabará contando la historia del nacimiento de su hijo.

Es una experiencia tan nutritiva. Cuando la madre cuenta la historia, el bebé presiona en mis manos, me enseña y me muestra lo que ocurrió en el nacimiento. Siento esta increíble conexión con el proceso del parto, mientras que la madre sostiene a su bebé en sus brazos“.