.

Artículo extraído de la publicación Dynamic Chiropractic, febrero, 1996, por Warren Hammer, MS, DC, DABCO

Traducido por lunaMultimedia para Centro Cora.

El reciente artículo publicado en la revista Spine a propósito de las relaciones anatómicas entre el músculo recto posterior menor de la cabeza (RCMP) y el sistema nervioso central (duramadre), ha representado un gran descubrimiento para los profesionales de la quiropráctica y de la osteopatía.

Este descubrimiento se puede aplicar a numerosas técnicas de sanación, como la sacro-occipial, ajustes de cervicales superiores, terapias creaneosacrales, de punto gatillo miofascial o masajes faciales, por mencionar unos pocas.

Dr. Warren Hammer :: Centro Cora La duramadre conecta el occipucio con el complejo sacrocigeal y tiene firmes conexiones óseas en todo el perímetro circular del foramen magno, con los cuerpos posteriores de la segunda y tercera vértebra y con el canal sacro, a la altura del segundo segmento sacro en su parte frontal, justo donde termina el espacio subdural. También se conecta al ligamento longitudinal posterior.

La duramadre envuelve el fluido cererebroespinal. Los nervios espinales a lo largo del agujero vertebral, están cubiertos por prolongaciones de duramadre, que los incorpora a la fascia paravertebral.

Upledger y Vredevoogd señalan que las restricciones de movimiento en el occipucio, en el complejo sacrocigeal o en los cuerpos posteriores de la segunda o tercera vértebra, dan una explicación significativa a la relación clínica entre el dolor de cervicales superiores, cabeza y espalda baja.

Duramadre :: Centro Cora El artículo muestra la conexión directa entre el músculo occipital y la duramadre de la espina dorsal. Tanto el músculo recto posterior menor de la cabeza (RCMP) como la membrana atlanto occipital se sujetan desde el arco posterior del atlas del hueso occipital.

En todos los sujetos examinados, gran cantidad de tejido conectivo (fascia) conectaba el músculo RCPM a la membrana atlanto occipital (PAO), y ésta se unía con la duramadre a través de numerosos elementos de tejidos conectivos muy finos.

La tensión del músculo RCPM podría explicar tanto la aparición o restricción del dolor. Los dolores cervicales y las influencias en el flujo del fluido cerebroespinal (afectando a todo el cuerpo), son posibles consecuencias que derivan de esta tensión.

Recientemente, Arnold Cianciulli, junto al Doctor DaMadeian (inventor de la Imagen de Resonacia Magnética, IRM), observaron mediante IRM el flujo del fluido cerebroespinal antes y después de la rotura lateral del atlas.

Primero se observó la estaticidad del fluido cerebroespinal, y un minuto después del ajuste hubo un significativo aumento en el flujo.

Los doctores Vicent y Carmen Esposito han trabajado durante un año con el Doctor DaMadeian en un estudio sobre los ajustes espinales en el fluido cerebroespinal.

La liberación del músculo RCPM, contribuye a la efectividad en el ajuste del atlas. Este concepto explica también la técnica Upledger de liberación de la base craneal, cuya teoría se desarrolla por completo en nuevo curso de tejidos blandos titulado: Tejidos blandos alternativos en la extremidades superiores.